Nuestra web utiliza cookies. Si continúa navegando, está aceptándola Aceptar | Puede ver nuestra política de cookies, aquí.
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
  • РУССКИЙ

Templarios

En el año 1129 se funda la Orden de los Templarios, Hugues de Payns la funda en el Concilio de Troyes, es una orden religiosa y militar fundada para proteger a los peregrinos que viajaban por los Lugares Santos. Seguían la regla ascética de San Bernardo. Obtuvieron mucho Poder en su tiempo de existencia, y riquezas ya sea como banqueros que custodiaban y asesoraban los dineros de los peregrinos y de la realeza, además recibían donaciones y llegaron a poseer fortalezas a lo largo de Europa. En el punto más importante de su historia, llego a tener más de 30 mil caballeros.

En el año 1291 pierden definitivamente Tierra Santa, en 1301 Jacques de Molay, el Ultimo Maestre se entrevista con Ramon Llull, y ya en 1307 son detenidos los Templarios en Francia, y juzgan a De Molay, quien muere finalmente en la Hoguera en 1314 junto a otros caballeros.

Ya centrándonos en Catalunya, en 1134 se asientan en la zona del Castell del Regomir, y se dedicaban a la banca, el comercio, y la industria. Al desaparecer la Orden, luego de la muerte de sus dirigentes, y su disolución oficial por la Bula del Papa Clemente V ( Vox Clamantis ), las propiedades pasarían a formar parte del Palau Reial Menor, en Barcelona, del cual prácticamente todo ha sido derribado y está desaparecido, a excepción de la Capilla del Palau, que existe hoy en día, y que podemos visitar en la esquina de la calle Templers con calle Palau Ataülf, en el barrio antiguo de Barcelona.
Si desea descubrir más detalles, reserve nuestra ruta Barcelona Express o nuestra ruta El Casco Antiguo de Barcelona.

Palacio Real Mayor - Palau Reial Major Barcelona
Imagen: Vista actual del Palacio Real Mayor (Palau Reial Major), cerca de donde se encontraba el Palacio Real Menor (Barcelona)

Capilla Iglesia Templaria Barcelona
Imagen: Capilla del Palau Reial Menor de Barcelona, practicamente el único vestigio templario de aquella época, ubicada en la calle Ataülf


Por otro lado la huella que nos ha dejado la Orden en Barcelona, es variada, como por ejemplo en la construcción de la Catedral de Barcelona. Por Catalunya sus fortificaciones se extendieron por algunos de los siguientes lugares: Tortosa, Miravet, Gardeny, Montsó, Puig-Reig, Masdeu, Girona, Palau-Solità, además de Barcelona.